<<  Desembre 2018  >>
 Di  Di  Di  Di  Di  Di  Di 
       1  2
  3  4  5  6  7  8  9
10111213141516
17181920212223
24252627282930
31      

Butlletí electrònic Valldaura

Subscriu't!
Política de protecció de dades

Amb el patrocini de

Universidad Internacional de la Rioja

Documents d'interès

Mossèn Juan Pablo: Notícias desde Nigeria

Don Juan Pablo Taberner

Publiquem en aquesta pàgina una entrevista amb Mossèn Juan Pablo Taberner, des de Laos (Nigèria), on es troba des de fa més d'un any, i en la qual ens apropa, des de la seva experiència, a la realitat d'aquest país africà. Algunes de les qüestions que contesta són com es troba a Àfrica, les diferències entre Nigèria i Igualada, com és la gent d'Àfrica, si hi ha molta pobresa, com és l'Església Catòlica a Nigèria, si està molt estesa a Nigèria la labor de l'Opus Dei, o com es pot col·laborar des d'Igualada amb la labor d'aquell país.

 

Don Juan Pablo Taberner Navarro, nacido el 19 de abril de 1972 en Torrent (Valencia), es abogado y cursó estudios de Derecho Canónico y Teología en Roma. Fue ordenado sacerdote por el Prelado del Opus Dei el día 1 de septiembre de 2002 en el santuario de Torreciudad (Huesca). Vivió algunos años en Sudáfrica y posteriormente en Igualada, donde fue capellán del Colegio Montclar y residente del Club Valldaura. Desde aquí se trasladó a Lagos (Nigeria). Nos hemos puesto en contacto con él, y ha tenido la amabilidad de contestar las preguntas que configuran la entrevista que os presentamos seguidamente.

 

Entrevista con Mossèn Juan Pablo Taberner

Mercado en NigeriaMossèn Juan Pablo, ¡cuanto tiempo!

Sí, hace ya mas de un año, el tiempo pasa volando, que me volví a África. Antes ya estuve en este continente, en concreto Sudáfrica, y después de tres años inolvidables en Igualada, estoy otra vez en estas benditas tierras africanas, pero ahora en otro país diferente: Nigeria.

 

¿Por qué se fué a África? ¿En qué misión se encuentra?

Me vine a África porque el Prelado del Opus Dei, el Padre, me lo pidió. Después de ordenarme sacerdote estuve en Barcelona, luego el Padre me pidió si me gustaría ir a Sudáfrica; volví otra vez a Cataluña y viví en Igualada, donde estuve como capellán en el Colegio Montclar y ahora otra vez el Padre me pidió si me gustaría volverme a África. A los sacerdotes se nos pide esa movilidad, que es libertad, para ir de un sitio a otro y servir en la tarea pastoral que se nos encomiende, y hacernos todo para todos para unir a todos a Cristo.

Si África te gusta es difícil no volver, si no hay que volver no se vuelve, pero lo del “mal de África” es cierto. Y así, desde que salí de Sudáfrica le dije al Padre que no me importaría volverme, cuanto antes. Y aquí estoy, ahora en Nigeria.

Algunas personas piensan que me he hecho misionero o algo por el estilo. Yo la verdad es que no soy misionero y no me encuentro en ninguna misión convirtiendo a “los negritos de África”, sino que soy simplemente sacerdote del Opus Dei que he venido a hacer la labor del Opus Dei en Nigeria. De hecho estoy haciendo exactamente lo mismo que hacía en Igualada, pero ahora en vez de hablar castellano o catalá lo hago en inglés chapurreando algunas palabras en yoruba o ibo; y me dirijo a estudiantes que en vez de ser blancas, son negras, of course, estamos en África y con todo lo que ello supone. La mayoría de las personas a las que se dirige mi labor pastoral son católicas; muchas otras cristianas (anglicanos, pentecostales, baptistas, evangélicos, etc), y también musulmanes.

Día de lluvia en NigeriaTambién diría que la Iglesia siempre es misionera, y que por tanto, todos somos misioneros: todos tenemos la misión de difundir el Evangelio. A esto añadiría también que todos estamos, más que tierra de misión, en tiempos de misión. Además por lo que yo he experimentado, África es más cristiana que muchas partes de Europa, y no me extrañaría, está pasando ya, que desde aquí irán en misión a reconvertir la vieja Europa.


¿Cómo se encuentra usted en Nigeria?

Vivo en Lagos. Aquí hace mucho calor las veinticuatro horas del día. A la sombra Lluviasiempre hace unos treinta grados, si esta nublado unos veintiocho y si llueve veintiséis. Humedad entre el setenta y ochenta por cierto. Se suda bastante. A mi el frío me paraliza, me bloquea, con lo que aquí con el calor me siento a gusto. Es más para mí, el principal enemigo puede ser el aire acondicionado, los cambios bruscos de frío a calor son causa desbarajustes… Pero gracias a Dios me encuentro bien.

Además del clima, por supuesto aquí la vida es distinta: mentalidad de la gente, forma de entender la vida… Al principio uno se siente mirado, no tanto por ser sacerdote porque visto una sotana de color blanco, muchos no saben lo que es un sacerdote, sino porque mi piel es blanca. Lo que ocurría en España hace unos veinte años, cuando uno veía un negro por la calle, que todos se quedaban mirándole, no por ningún prejuicio racista, sino por la novedad de ver una persona de piel negra. Esto sucede aquí en Nigeria pero al revés. No es común ver blancos en Nigeria y cuando vas por la calle la gente mira al blanco. Esto te dura pocos días. Aquí la gente es muy acogedora. El sacerdote, como un man of God (un hombre de Dios) es muy respetado.


¿Qué diferencias hay entre Nigeria e Igualada?

Camioneta en NigeriaÁfrica es un continente inmenso, variado y joven. Nigeria es un país muy diferente de Sudáfrica. Ya no te digo Igualada. No tiene nada que ver con Europa. Nigeria es muy África. Nigeria tiene una población de más o menos, ciento cuarenta millones de habitantes, otros dicen que ciento cincuenta millones... Lo cual significa que más o menos, uno de cada cinco africanos es nigeriano. Es el país más poblado de África.

Aquí las distancias y el tiempo son diferentes con respecto al resto del mundo, se miden con otros parámetros. Puedes estar a diez kilómetros del destino, pero resulta que se acabó la carretera, o que está inundada, y la única forma de llegar es con una barca, o que hay un camión atravesado en la carretera, o que simplemente esta lloviendo, como dicen en inglés cats and dogs (gatos y perros) pero en África podrías decir elephants and hypopotamus, porque cuando llueve por aquí, llueve de verdad, es como la “gota fría” pero a lo bruto y por varios días… En este sentido la vida por estas latitudes puede ser una aventura.

Pero el día a día es como en el resto del mundo, con un añadido de peripecias y de imágenes increíbles, propias de la vida en África. Yo atiendo la capellanía de un colegio de niñas que se llama Lagoon Secondary School y otros centros del Opus Dei en esta misma ciudad.

 

¿Cómo es la gente en Africa?

Atardecer en NigeriaEsta pregunta me la hacía yo también. Pero si se la haces a los africanos te miran con cara de sorpresa como diciendo: este blanco no se entera. Es como si preguntaras en España como son los europeos. Creo que no nos sentiríamos muy identificados en general con Alemania o Inglaterra… En España existe una gran diferencia de carácter entre un catalán y un andaluz… En África la diferencia entre un egipcio y un nigeriano es por ejemplo casi igual que la diferencia entre un español y un chino… Es decir que no tienen nada que ver. Lo que si que hay es una cierta conciencia de identidad entre los países africanos desde el Sahara para abajo, hay como una conciencia más de africana.

En África en general es importante la tribu, el lugar de origen. Así en Nigeria por ejemplo tienes muchas tribus pero las más importantes son tres: yoruba (en el Suroeste del país), ibo (en el Este del país) y Hausa (en el Norte).

Tienen un gran sentido de respeto por los mayores, tienen un sentido religioso impresionante. Yo no me acostumbro a verlos rezar. La sensación de lo sagrado para los africanos es muy fuerte. El templo, la Iglesia, la Church es la casa de Dios. Y con eso no se juega. Los Domingos todos acuden a la Iglesia. Lo raro es encontrarse alguien que diga que soy “ateo” o “agnóstico”. Hablar de Dios e invocar el nombre de Dios para dar gracias, para pedir, para perdonar, para rectificar, etc. es algo cotidiano. En África se reza. Los africanos son gente muy normal.

Accidente de tráfico en NigeriaUna de las cosas con las que hay que aprender a convivir es con la tranquilidad de orden caótico. En Nigeria hay una especie de caos muy ordenado. Ante la falta de infraestructuras de muchas cosas la gente consigue apañarse y sobrevivir a las circunstancias. En Nigeria especialmente hay mucha masificación en todo: en Lagos siempre suele haber tráfico, los mercados Accidentesiempre están llenos de gente, siempre hay mucha gente en todas partes... Pero las cosas funcionan. El único día tranquilo es el Domingo: es el día del Señor. En Nigeria hay una frase que he escuchado mucho: Father, I will try. (Padre, lo intentaré). Al principio respondía diciendo: no lo intentes y hazlo. Pero después de vivir las condiciones en que se desenvuelve la vida de muchos nigerianos y nigerianas, yo ahora también digo: I will try. En igualdad de condiciones creo que nos darían bastantes vueltas.

Una de las cosas que llama la atención es que cuando llegas ves gente joven por todas partes. África es un continente joven. Mucha pobreza, pero al mismo tiempo mucha alegría, y mucha juventud. Esto es un hecho: aquí hay futuro porque hay juventud. Pero además es que aquí la gente está acostumbrada a sufrir. África tiene muchos problemas, es cierto: corrupción, pobreza, etc… Pero hay algo más: lo que algunos llaman sociedades heroicas, la gente está dispuesta a sufrir por algo que vale la pena. Cuando dicen I will try, no es simple resignación sino auténtico esfuerzo.


¿Hay mucha pobreza?

Cabaña en NigeriaCuando ya hace unos años llegué por primera vez a África, después de la primera noche alguien me preguntó: ¿Ya ha visto los leones y los monos? Por supuesto que no vi tales animales… Aquí en Nigeria hay también muchos animales exóticos, pero la verdad es que cada día menos porque son el contenido de muchos platos… Aquí en Nigeria como en el resto del continente africano, hay mucha pobreza. Quizás la gente no muere de hambre porque en el trópico los árboles siempre tienen frutas: siempre hay un mangotero, siempre hay piñas, siempre hay guayaba, etc… Pero pobreza mucha. La gente trabaja mucho y recibe muy poco a cambio. Pero la gente en su indigencia es muy feliz. Si hay algo que no falta en Nigeria son caras sonrientes.

Recuerdo que un día me fui de excursión con un sacerdote amigo, visitando sus Stations, sus parroquias rurales. Se llama Fr. Michael Bolaji. Tiene seis y todas pobrísimas. Le toca hacerse cargo de la zona mas pobre de la diócesis de Ijebode a unos cien kilómetros de Lagos... A esta zona se llega después de hora y media de carretera de asfalto y luego hora y media de caminos y por donde se pueda. Hay un momento que pasas una zona de cenagosa con peligro de mosquitos y arenas movedizas... Lo de los mosquitos aquí es algo muy serio: la malaria es algo que aflige a muchos nigerianos. Las iglesias que Fr. Bolaji ha construido sonCabaña barracones de bloques de cemento, sin cristales porque “desaparecen”, sin mosquiteras porque no tiene sentido, si dejas la puerta abierta los mosquitos entran, solo rejas para evitar la entrada de los pájaros... Todo relativamente digno pero pobre, pobre, pobre. Y la gente vive en casas de caña de bambú y adobe. Cuando llegamos a uno de los sitios íbamos a ver una zona donde hay un río que conecta con el "lagoon" que llaman aquí, la laguna que al final se abre al océano Atlántico. Hubo un momento en que tuvimos que dejar el coche e ir andando. La gente de la aldea, al ver que había venido el Father, y que con él había algunos hombres blancos (en yoruba oibos), se organizo una procesión espontánea hasta el río. De pronto un montón de gente nos seguía. Fuimos a ver una imagen de la Virgen que Fr. Bolaji ha puesto en el primer sitio en el que se celebro la Santa Misa en Nigeria. La imagen es de estilo africano: la Virgen tiene rasgos negros y el niño también, es grande, tamaño natural. Rezamos y la gente nos seguía. Aquí no todos entienden inglés, sino yoruba y el dialecto de la zona. Fr. Bolaji les hablaba en yoruba. Nos invitaron a entrar en una de las chozas: la de la señora que cuida de la imagen de la Virgen y alrededores. Era algo muy pequeño con cuatro camas. En una de ellas un bebe con unos ojos grandes. En otra una señora mayor enferma. Yo al entrar sin darme cuenta casi me pongo encima del fuego que tienen. Todo muy ahumado y mucho calor... En fin que simplemente entramos para saludar. Pero uno se hace cargo de como vive la gente de por aquí. Esto que pasa en un village perdido en medio de la selva, es también lo que pasa en Lagos: pero a esto hay que sumar la muchedumbre, la falta de higiene, etc… Pero a pesar de todo la gente es feliz y tiene un sentido de la solidaridad muy grande.

Moto en Nigeria

 

Cómo es la Iglesia Católica en Nigeria?

La Iglesia en Nigeria es una Iglesia muy joven. Lo que llama la atención es la intensa vida sacramental y la participación masiva en la Misa Dominical. La gente acude al sacramento de la penitencia con mucha normalidad.

Por ejemplo, me di cuenta que sería como un botón de lo que sería mi estancia aquí en Nigeria lo que me ocurrió nada más llegar a Lagos en el mismo aeropuerto. Era de noche y hacía mucho calor (el de siempre, pero ya no me acordaba de lo que era sudar en pleno trópico). Tenía que recoger las maletas y pasar las aduanas y que me sellarán el pasaporte. Un señor con aspecto de policía sin uniforme me preguntó si era Catholic Reverend Father y si venía para trabajar en la Diócesis de Lagos. Yo le dije que sí. Me pidió el pasaporte con los papeles para entrar en el país y pasar las aduanas. Me firmó y me dijo que fuera a otra fila. Salté un buen número de gente y pasé a la siguiente fila. Llegué al mostrador y todo inocente, me puse el primero. A mis espaldas una señora me chilló, ¿qué está haciendo? Me di la vuelta, y al darse cuenta que era un Catholic Reverend Father, me dijo con otro tono completamente diferente: Father, tiene que colocarse aquí. Después la susodicha señora se me acerco. Me preguntó para asegurarse: Are you a Catholic Reverend Father? Y al responderle afirmativamente me pidió si podíamos hablar después de que pasará toda la gente, porque al día siguiente era Domingo y le gustaría ir a Misa. Le respondí que sí. Total que después de un buen rato esperando las maletas y después de hablar con la señora y algunos más, había estado ya allí más de la cuenta y me disponía a salir cuando otra persona se me acercó y me volvió a preguntar: Are you a Catholic Reverend Father? Le dije que sí pero esta vez ni siquiera me paré porque si me paraba me bloqueaba otra vez. Cuando por fin salí después de hora y media entre maletas, personas pidiendo atención sacerdotal, el impacto de calor, el sudor y el cansancio de todo el día de viaje, me estaba esperando Fr. Joseph que me preguntó ¿Por que has tardado tanto en salir? Yo le conté lo que había pasado y me respondió: Welcome to Nigeria. Esto que me pasó nada más llegar me ha pasado varias veces por la calle. La gente te para y te pide confesión. Esto sólo puede pasar en África. La conciencia de Dios es muy fuerte.

Transporte urbano en NigeriaPor otro lado, como en todas partes hay también problemas. Como el Evangelio lleva aquí poco tiempo todavía hay algunas mentalidades y problemas que hay que superar, como por ejemplo la poligamia o la brujería, superstición, fetichismo, etc… Hace falta dar mucha formación humana y espiritual. Pero la gente responde positivamente.

 

¿Está muy extendida la labor de la Obra en Nigeria?

El Opus Dei está en Nigeria desde hace ya más de cuarenta años. Durante estos años, que son ya bastantes años, el mensaje universal del Opus Dei, ha cuajado en el alma de muchos nigerianos y nigerianas. Hay muchas personas que asisten a los medios de formación que se imparte en los centros de la Prelatura.

Y ahora mismo hay muchas iniciativas apostólicas que están creciendo en diferentes partes del país: nuevos centros en Enugu (Este de Nigeria) y Lagos, en un futuro próximo también se irá a la actual capital del país que se llama Abuja, otros muchos sitios en los que se tienen diferentes medios de formación: Ijeboude, Owerry, etc… Al mismo tiempo hay ya en funcionamiento distintas obras corporativas que están creciendo como Iroto Catering School, Lagos Business School, Pan African University, Lagoon Don Juan PabloPrimary School, Institute of Industrial Technology, Niger Foundation Hospital, por citar sólo algunas. Todas estas instituciones, consecuencia de la iniciativa apostólica de muchos nigerianos y nigerianas, contribuyen ya al desarrollo del país ofreciendo capacitación profesional y formación humana y espiritual a miles de personas de todo tipo independientemente de su raza, tribu o credo. El panorama apostólico en África es inmenso.

D Juan Pablo Taberner en el colegio Iroto

 

¿Cómo podemos colaborar con las labores de Nigeria desde Igualada?

Como siempre, en primer lugar rezando, y después contribuyendo económicamente. En la situación actual un euro en cualquier parte del mundo es muy valioso, pero aquí un euro puede ser vital: en concreto da para comer algo por dos días. Además de dinero para todas estas iniciativas apostólicas que mencionaba antes también cualquier tipo de ayuda será bien recibida. Un amigo mío en Valencia está organizando un container para traer mobiliario de colegio: pupitres, sillas, ropa y juguetes de segunda o tercera o cualquier mano, etc… Medicinas: aspirinas y cualquier tipo de medios económicos para conseguir antimaláricos (contra la malaria). Mucha gente se pasa semanas sin poder moverse por la malaria: fiebres altas, un cansancio total para todo, con unas ganas de dormir insoportables... Las iniciativas pueden ser muy variadas, y todo, absolutamente todo será bienvenido.

 

Hasta siempre, Mossèn Juan Pablo

Las interesantes respuestas de Mossèn Juan Pablo abren la puerta a la reflexió. Le agradecemos sinceramente el tiempo que nos ha dedicado y deseamos que las próximas notícias suyas no sean lejanas en el tiempo.