Benedicto XVI en BarcelonaEl día 7 de noviembre de 2010 mi mujer, Lauri, y yo eramos conscientes de que seríamos testigos de un hecho histórico: la consagración de la Sagrada Familia por el Papa Benedicto XVI. Fuimos privilegiados porque, por suerte, nos toco un lugar muy cerca del Templo y justo por donde tenía que pasar el Santo Padre. Fueron momentos de alegría y emoción verlo pasar tan cerca de nosotros, una visión breve pero suficiente para pedirle su bendición y hacerle unas fotos.


Teniamos a nuestro lado a Alma Ros-Zanet, que nos iba explicando algunos datos sobre la Basílica y Gaudí. Delante de nosotros unas monjitas vivían cada momento con profunda emoción; dando ejemplo, al resto de los allí presentes, de cómo celebrar la misa. A nuestro lado unos niños muy pequeños con inscripciones en la cara que decían: “pureza con el Papa” era la expresión y deseo unánime de todos. Nos emocionó la homilía de Benet XVI y aquella multitud de sacerdotes saliendo de la Sagrada Familia acompañados de los voluntarios para “dar la comunión” también a los que estábamos fuera. Nunca habíamos ido a una concentración de estas características; todo estaba perfectamente organizado. Fue un día inolvidable.

Benedicto XVI en BarcelonaManuel Duarte Castellano y Laureana Domínguez Zazo

 

Album de fotografías de Manel Duarte

 

Artículos relacionados: