<<  Desembre 2017  >>
 Di  Di  Di  Di  Di  Di  Di 
      1  2  3
  4  5  6  7  8  910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Butlletí electrònic Valldaura

Subscriu't!
Política de protecció de dades

Amb el patrocini de

Universidad Internacional de la Rioja

Documents d'interès

Anunci benedicció imagte Sant Josepmaria (juny 2010)

Imatge de Sant Josepmaria25 de junio de 2010, Santa Misa y bendición de la imagen de San Josemaría en la Basílica de Santa Maria de Igualada

El próximo día 25 de junio a las 8 de la tarde celebraremos la Santa Misa en honor de San Josemaría Escrivá en la Basílica de Santa María de Igualada. Este año tenemos el aliciente especial que se colocará una imagen de San Josemaría en la hornacina de una de las capillas laterales de la basílica, en concreto en la capilla de Sant Josep. Esta imagen, de tamaño natural, es obra del escultor Agustín de la Herrán y será bendecida al finalizar la Santa Misa por el Sr Arcipreste de l’Anoia i la Segarra, Mn Josep Massana. Esta imagen se ha financiado totalmente con donativos de los cooperadores y amigos del Opus Dei, muy numerosos en nuestra ciudad.

Se sabe que San Josemaría estuvo tan sólo “de paso” en Igualada. En una de estas ocasiones, en noviembre de 1937 San Josemaría emprendía el camino de Andorra, en plena guerra civil. Se detendría como hacían todos lo autobuses Alsina-Graells del trayecto Barcelona-Andorra, en el antiguo Hostal Canaletas, en la antigua N-II (actual Rambla de Sant Isidre). Allí tenía lugar una parada obligatoria para mover las piernas, y tomar un café y hacer un pequeño descanso

A pesar de que su paso por la ciudad fue fugaz, sus enseñanzas han enraizado con fuerza en la sociedad Igualadina. Muy pronto, a principios de la década de 1950, pidieron la admisión los primeros supernumerarios del Opus Dei de Igualada que transmitieron con naturalidad y sencillez las enseñanzas de San Josemaría: la santificación del trabajo, la búsqueda de Dios a través de las realidades cotidianas, la práctica de las virtudes humanas…etc Prueba de su actividad, es la presencia en Igualada de los clubes Valldaura e Isard promovidos por algunos padres, miembros del Opus Dei y por sus amigos, que buscaron en las enseñanzas de San Josemaría una ayuda para la formación de sus hijos. En 1974 promovieron en nuestra ciudad los colegios Mestral y Montclar que actualmente forman parte de la Institució Familiar d’Educació y que son muy conocidos por impartir una formación de calidad científica, humana, y espiritual.

 

Imatge de Sant JosepmariaBreve Biografía de San Josemaría

Josemaría Escrivá de Balaguer nació en Barbastro (Huesca, España) el 9 de enero de 1902. Sus padres se llamaban José y Dolores. Tuvo cinco hermanos: Carmen (1899-1957), Santiago (1919-1994) y otras tres hermanas menores que él, que murieron cuando eran niñas. El matrimonio Escrivá dio a sus hijos una profunda educación cristiana.

En 1915 quebró el negocio del padre, comerciante de tejidos, y la familia hubo de trasladarse a Logroño, donde el padre encontró otro trabajo. En esa ciudad, Josemaría, después de ver unas huellas en la nieve de los pies descalzos de un religioso, intuye que Dios desea algo de él, aunque no sabe exactamente qué es. Piensa que podrá descubrirlo más fácilmente si se hace sacerdote, y comienza a prepararse primero en Logroño y más tarde en el seminario de Zaragoza.

Siguiendo un consejo de su padre, en la Universidad de Zaragoza estudia también la carrera civil de Derecho como alumno libre. D. José Escrivá muere en 1924, y Josemaría queda como cabeza de familia. Recibe la ordenación sacerdotal el 28 de marzo de 1925 y comienza a ejercer el ministerio primero en una parroquia rural y luego en Zaragoza.

En 1927 se traslada a Madrid, con permiso de su obispo, para obtener el doctorado en Derecho. En Madrid, el 2 de octubre de 1928, Dios le hace ver lo que espera de él, y funda el Opus Dei. Desde ese día trabaja con todas sus fuerzas en el desarrollo de la fundación que Dios le pide, al tiempo que continúa con el ministerio pastoral que tiene encomendado en aquellos años, que le pone diariamente en contacto con la enfermedad y la pobreza en hospitales y barriadas populares de Madrid.

Imatge de Sant JosepmariaAl estallar la guerra civil, en 1936, Josemaría Escrivá se encuentra en Madrid. La persecución religiosa le obliga a refugiarse en diferentes lugares. Ejerce su ministerio sacerdotal clandestinamente, hasta que logra salir de Madrid. Después de una travesía por los Pirineos hasta el sur de Francia, se traslada a Burgos.

 

Cuando acaba la guerra, en 1939, regresa a Madrid. En los años siguientes dirige numerosos ejercicios espirituales para laicos, para sacerdotes y para religiosos. En el mismo año 1939 termina sus estudios de doctorado en Derecho.

En 1946 fija su residencia en Roma. Obtiene el doctorado en Teología por la Universidad Lateranense. Es nombrado consultor de dos Congregaciones vaticanas, miembro honorario de la Pontificia Academia de Teología y prelado de honor de Su Santidad. Sigue con atención los preparativos y las sesiones del Concilio Vaticano II (1962-1965), y mantiene un trato intenso con muchos de los padres conciliares.

Imatge de Sant Josepmaria

Desde Roma viaja en numerosas ocasiones a distintos países de Europa, para impulsar el establecimiento y la consolidación del trabajo apostólico del Opus Dei. Con el mismo objeto, entre 1970 y 1975 hace largos viajes por México, la Península Ibérica, América del Sur y Guatemala, donde además tiene reuniones de catequesis con grupos numerosos de hombres y mujeres.

Fallece en Roma el 26 de junio de 1975. Varios miles de personas, entre ellas numerosos obispos de distintos países —en conjunto, un tercio del episcopado mundial—, solicitan a la Santa Sede la apertura de su causa de canonización.

El 17 de mayo de 1992, Juan Pablo II beatifica a Josemaría Escrivá de Balaguer. Lo proclama santo diez años después, el 6 de octubre de 2002, en la plaza de San Pedro, en Roma, ante una gran multitud. «Siguiendo sus huellas», dijo en esa ocasión el Papa en su homilía, «difundid en la sociedad, sin distinción de raza, clase, cultura o edad, la conciencia de que todos estamos llamados a la santidad».