<<  Desembre 2017  >>
 Di  Di  Di  Di  Di  Di  Di 
      1  2  3
  4  5  6  7  8  910
11121314151617
18192021222324
25262728293031

Butlletí electrònic Valldaura

Subscriu't!
Política de protecció de dades

Amb el patrocini de

Universidad Internacional de la Rioja

Documents d'interès

Fe i evolucionisme, entrevista amb l'Octavio Rico - Pàgina 2

¿Qué le parece la idea de que "un darwinista puede ser cristinano", expuesta por el filósofo Ruse?

Es una idea que comparto, aunque con los debidos matices. La evolución no sólo no está reñida con la Revelación cristiana, sino que nos acerca a Dios, como lo hace siempre toda ciencia que lo sea de verdad. La fe cristiana es perfectamente compatible con el hecho de la evolución, si bien los argumentos de Darwin se han de analizar desde el punto de vista científico, siguiendo el método científico, y no con la Biblia en la mano. La doctrina de la Iglesia no se opone en absoluto a una creación evolutiva por parte de Dios; eso es –creo- lo que Ruse ha querido destacar al hablar en esos términos.

¿Qué expresa la Iglesia sobre esto?

La Iglesia ha insistido recientemente en la idea de que la evolución no sólo no es una ciencia cerrada, sino que, por el contrario, las investigaciones aportan constantemente nuevos conocimientos y sugieren nuevos mecanismos posibles para explicar el hecho evolutivo.

Creo que es importante señalar que, desde el punto de vista estrictamente científico, el problema de la evolución es el mismo para un creyente que para un no creyente, si los dos son científicos. La postura más acertada del científico, tanto si es creyente como si no lo es, consiste en admitir que no sabemos suficiente para explicar con absoluta certeza cómo ha tenido lugar el proceso evolutivo. Y, a partir de ahí, trabajar conjuntamente para avanzar en el conocimiento de ese proceso.

Australopithecus
¿Es antagónico ser evolucionista y ser cristiano?

Ese antagonismo del que Usted habla, y que sugiere la idea de una confrontación entre dos fuerzas opuestas, puede darse, en efecto, pero no por razones de tipo científico, o por supuestas intransigencias por parte de la Iglesia.  Puede darse antagonismo, por ejemplo, cuando se confunden conceptos como Creación y Creacionismo, o Evolución y Evolucionismo.

Con todo, quisiera aclarar, que no todo lo que dijo o escribió Darwin goza hoy de la misma consistencia científica. Algunas de sus explicaciones acerca del origen y evolución del hombre eran (y siguen siendo) radicalmente incompatibles, no sólo con la fe cristiana, sino también con los hallazgos científicos que se han dado a lo largo de los últimos 150 años. Darwin llegó a convertir al hombre en una especie biológica más, sólo distinta de las demás especies animales en el grado de evolución alcanzado. Evidentemente, un planteamiento así del hombre choca frontalmente con la fe que profesa un creyente, pero también con la actual ciencia experimental.

Cloroplasto
¿Qué es la teoría del "Diseño inteligente"?

He oído a Benedicto XVI hablar de la idea de “diseño” al referirse a la naturaleza, cuando uno se para a contemplar el orden y la inmensidad del cosmos, del mundo material y biológico.

La teoría del “Diseño inteligente” afirma que ciertas características del Universo y de los seres vivos no pueden haber surgido como consecuencia de las mutaciones aleatorias y la selección no planeada, sino que su complejidad es tal (piénsese en la sofisticada estructura de un cloroplasto o en la misma fotosíntesis), que hace necesaria la actuación de una causa inteligente. Todo cuanto existe, en fin, ha sido diseñado por una inteligencia superior. Esta es, a grandes rasgos, la base de la teoría del Diseño inteligente, que surgió en Estados Unidos hace casi treinta años.

Ese planteamiento supone un auténtico bombazo en los ambientes dominados por las tesis neodarwinistas de corte materialista, donde el ciego azar sigue siendo la “brújula”, y la materia (autocreada y autocreadora) el único principio o causa motora del proceso evolutivo. Y de ahí la polémica que ha levantado durante las últimas décadas. Actualmente, la teoría del Diseño inteligente se suele ver más bien como un planteamiento filosófico, o teológico, que como una teoría concluyente, basada en datos y experimentos científicos demostrativos. Se trata, en todo caso, de una teoría científica entre otras muchas, de la cual la Iglesia, como es lógico y siguiendo su Tradición, no nos dice nada, ni a favor ni en contra.